GO FISH SPANISH - Spanish Learning

EP36 Historia del té - Spanish Learning

August 04, 2022 The Spanish Iceberg | Laura Sanz Episode 36
GO FISH SPANISH - Spanish Learning
EP36 Historia del té - Spanish Learning
Show Notes Transcript Chapter Markers

Si la serie de televisión estadounidense «Friends» volviera a grabarse, las personas sentadas en el mítico café «Central Perk» estarían bebiendo tazas de té en lugar de café.

👀 ¿Qué vamos a ver en este episodio?

PARTE 1 | El té en cifras y beneficios para la salud
PARTE 2 | Origen del té
PARTE 3 | 3 curiosidades sobre el té
 
 
⬇️ Don't miss a single word! ⬇️

Follow the audio along with the transcript

🎁【GET IT FOR FREE】🎁

-----------

🚀 New episode every Thursday at 7 AM (GMT +02:00)

⭐ Ratings & Reviews 👉 Apple Podcast

🌎 Web Site 👉 thespanishiceberg.com

🏋 Turn Go Fish Spanish Podcast into your daily gym!

Support the show

💥 Get the most out of GO FISH SPANISH 💥

✅ Vocabulary List (Spanish / English)
✅ Workout Plan & Roadmap
✅ Submit Topics For New Episodes
✅ Weekly Email

🎣 CLICK HERE TO FISH IT ALL FOR FREE 🎣

----------

Si la serie de televisión estadounidense «Friends» volviera a grabarse, las personas sentadas en el mítico café «Central Perk» estarían bebiendo tazas de té en lugar de café.

Soy Laura Sanz y hoy vamos a hablar sobre el té, la segunda bebida más popular en el mundo, la segunda solo después del agua. Se estima que 3,7 billones de tazas de té son consumidas todos los días. Yo misma estoy bebiendo una ahora mismo, así como cientos de millones de personas. 

En el episodio de hoy, analizaremos cómo el té se ha convertido en un icono mundial. Es una historia fascinante que incluye adicciones, este vs. oeste, opio, robos, guerras, espionaje, contrabando y una princesa portuguesa.

Si quieres dar al botón de pausa y encender la tetera, ahora es el momento de hacerlo, ya que este episodio se escucha mejor acompañado con una taza de tu té favorito.

Sin más preámbulos, comenzamos con el episodio número 36 «Historia del té».

 

PARTE 1 | El té en cifras y beneficios para la salud

Año tras año, el consumo de té en el mundo se incrementa. En 2020, se consumieron a nivel mundial más de 6 300 millones de kilogramos de esta bebida caliente y se prevé que en 2025 el consumo supere los 7 400 millones. 

China es el país que más ingresos genera con la venta de té, seguido de Brasil, la India y Japón. En 2020, las ventas globales se estimaron en más de 199 000 millones de dólares. De acuerdo con las previsiones, este mercado alcanzaría un valor de casi 319.000 millones de dólares en 2025.

Con un consumo anual de unos 85 litros por persona, el té es la bebida caliente más consumida en el mundo. De hecho, el té es la segunda bebida más popular, la segunda solo después del agua. Y es que hay más bebedores de té en el mundo que de café. Los países que más té beben son Turquía (la gente bebe 3,16 kg de té al año), Irlanda y el Reino Unido. En el caso de España la cosa cambia, ya que España es un país de cafeteros (de gente a la que le gusta mucho el café). En España, actualmente, se consumen 4,5 kg de café por persona al año (lo que equivale a 3,5 tazas de café al día), mientras que de té se consumen 0,147 kg por persona al año.

En cuanto a sus beneficios para la salud, el té, además de por su sabor y por el chute de energía que te da la teína, las hojas están llenas de antioxidantes que reducen el riesgo de padecer cáncer, diabetes o enfermedades del corazón. Adicionalmente, el consumo de té puede ayudar a reducir la inflamación de las articulaciones. Por último, el té ayuda a reducir el colesterol, favorece la pérdida de peso y mejora la agilidad mental.

 

PARTE 2 | Origen del té

El té proviene de China, aunque hay varias hipótesis sobre su verdadero origen. Aquí te voy a hablar sobre dos que tienen como protagonista al emperador chino Shen Nung. En la primera, Shen Nung estaba a punto de beber agua hirviendo cuando, como por arte de magia, unas hojas de té cayeron en su taza, Shen Nung bebió esta agua aromatizada y pensó: «¡Mmmm, qué rico!». En la segunda hipótesis, Shen Nung se envenenó por accidente y cuando estaba a punto de morir, una hoja de té voló hasta su boca, este la masticó y, milagrosamente, salvó su vida. Dejo en tus manos, decidir qué hipótesis es la verdadera sobre el origen del té. 

Sin embargo, lo que sí sabe con certeza es que el té ya se bebía en el siglo II A.C. El té era cultivado principalmente en el suroeste de China, en las provincias de Sichuan y Yunnan. Inicialmente, el té era considerado una bebida medicinal, una bebida que se mezclaba con otros ingredientes como la cebolla, el jengibre o la sal. A medida que el Imperio chino crecía, sobre todo, durante la dinastía Tang, entre el siglo VII y el siglo X D.C., el té pasó de ser una bebida medicinal a la bebida que conocemos hoy en día, una bebida agradable, sabrosa y que contiene teína.

Mientras su consumo crecía en China, se comenzó a exportar a países vecinos como Japón o el Imperio Tibetano, y gracias a la Ruta de la Seda, el té también fue introducido en Asia central y Oriente Medio. Pero no fue hasta 1610 cuando el té dio el primer paso para convertirse en la bebida que literalmente cambiaría el mundo. Los comerciantes holandeses llevaron el té hasta Ámsterdam, aunque de primeras a la gente no le gustaba demasiado. Sí, era exótico y, por lo tanto, había cierto interés en probarlo, pero era demasiado caro y, se pensaba que era una bebida medicinal. 

En Gran Bretaña, por ejemplo, un país famoso por su consumo de té (de media un británico bebe dos tazas de té todos los días), su consumo no creció hasta que Carlos II llegó al trono en 1660 tras la república de Oliver Cromwell. Bajo el reinado de Carlos II, los teatros se reabrieron y la música volvió a sonar. Su esposa era Catalina de Braganza, una princesa portuguesa. El caso es que los comerciantes portugueses habían llevado el té a Portugal un poco antes que los holandeses, por lo que la nobleza portuguesa había tenido más tiempo para aficionarse al té. De hecho, Catalina de Braganza era una gran aficionada. Y llevó esta afición hasta Gran Bretaña. Debido a que el rey y la reina eran las personas más famosas del país, la alta sociedad, en un intento por imitar a la reina, comenzó a beber té. Como resultado, la demanda de té subió, pero dado que era un producto muy caro, poca gente podía pagarlo.

En aquel momento, el único lugar del mundo en el que se producía té era China, por lo que los comerciantes británicos necesitaban viajar a China para obtenerlo. En concreto, tenían que viajar hasta Cantón (hoy en día, la ciudad de Guangzhou), ya que era el único puerto en el que el comercio extranjero estaba permitido.

Durante los próximos 50 años, es decir, de 1690 hasta 1740, el té pasó de ser una bebida de gente rica a convertirse en la bebida nacional debido a que su precio bajó drásticamente. Además, su proceso de elaboración es muy fácil, simplemente, hierves agua y añades el té. Un proceso simple si lo comparas con otras bebidas calientes como el café o el chocolate. Y no hay que olvidar que los británicos crearon su propia receta, le añadieron azúcar y leche.

El problema llegó cuando Gran Bretaña se quedó sin plata (la plata era el medio de pago que utilizaban para comprar el té en China). Gran Bretaña necesitaba encontrar un producto que pudiera vender a China como medio de intercambio para conseguir té. Ese producto fue el opio. Ahora bien, el opio era ilegal en China, sin embargo, este hecho no paró a los británicos que introdujeron el opio en China de manera clandestina

El resultado fue que, en 1840, alrededor de 10 millones de chinos era adictos al opio. Tal vez conozcas que ocurrió después, las guerras del Opio, en concreto, hubo dos guerras entre China y Gran Bretaña por este asunto. La primera en 1839 y la segunda en 1856. Finalmente, Gran Bretaña ganó ambas guerras y el contrabando de opio continuó. 

Sin embargo, Gran Bretaña era consciente de que esto no era una solución a largo plazo. Tenían que aprender a cultivar su propio té. Entonces, ¿qué hicieron? Pues enviaron espías a China disfrazados de campesinos para que aprendieran a cultivar té y robaran algunas plantas con el objetivo de empezar el proceso de producción en la India Británica, específicamente, en Assam al norte de la India. Con esto, terminaba el monopolio de China como productor de té, ya que Gran Bretaña expandió su producción a otras zonas del Imperio como Sri Lanka y el este de África. 

 

PARTE 3 | Tres curiosidades sobre el té

Vamos a terminar este episodio con tres curiosidades sobre el té. La primera es una curiosidad lingüística que tiene que ver con la forma de la palabra «té» en diferentes idiomas. Hay 3 grandes grupos:

La primera es «té», en español decimos «té», en inglés decís «tea», en francés decís «thé» ect. La segunda es «cha», en mandarín decís «chá», en japonés decís «cha» y en portugués, también decís «chá». Y la tercera forma suena algo así como «chai», por ejemplo, se dice así en ruso, en árabe y en persa. 

Lo interesante aquí es que la forma o palabra que utiliza cada idioma para decir «té», te da información de cómo, probablemente, el té se introdujo en ese país. Si la palabra es «té», llegó desde el sureste de China, cerca de la provincia de Fujian, ya que «té» es la palabra del grupo de lenguas min habladas en esta parte de China. Si la palabra es «cha», proviene de la palabra original china y de los comerciantes de Cantón. La razón por la que el portugués es la única lengua europea que tiene esta forma es debido a que los comerciantes portugueses fueron los primeros en importar té desde Macao. Por último, si la palabra es «chai», es posible que provenga de la Ruta de la Seda, lo que explica que países como Rusia o Irán utilicen esta forma.

La segunda es una curiosidad sobre su modo de preparación. En particular, te voy a contar, brevemente, cómo se prepara el té en el Tíbet, en Gran bretaña e Irlanda y en Japón: 

El té tibetano es un té con mantequilla de yak y sal. 

En Gran Bretaña e Irlanda se prepara un té negro y aromático con agua y luego se le añade un poco de leche y azúcar. Se acompaña con pastas y se toma varias veces al día, aunque a las cinco en punto de la tarde (17 h.) es la hora del té.

Por cierto, la diferencia entre el té negro y el té verde es que el primero está oxidado y el segundo no, pero ambos provienen de la misma planta «Camellia sinensis» y que tiene forma de arbusto.

En Japón, el té verde se sirve en un cuenco o bol y se prepara con una cucharilla de bambú conocida como «chazaku». 

La última y tercera curiosidad tiene que ver con la invención de las bolsitas de té. Hoy en día, al menos en Europa, el formato más común para la preparación del té es en bolsitas. Pones la bolsita en una taza, echas el agua hirviendo, y después, sacas la bolsita. No tienes que preocuparte por las hojas. Te sorprendería saber que la invención de estas bolsitas fue por casualidad

En 1908, un comerciante americano de té llamado Thomas Sullivan envío pequeñas muestras de té a sus clientes. Introdujo el té en pequeñas bolsitas de seda asumiendo que sus clientes sacarían las hojas de las bolsitas para preparar el té de la manera tradicional, es decir, con un infusor metálico. Sin embargo, sus clientes pusieron las bolsitas directamente en el agua hirviendo. El sabor era similar y, además, sin el inconveniente de tener que ensuciar y lavar después el infusor. Así que Sullivan comenzó a producirlas de manera masiva, eso sí, no las fabricaba de seda, sino de papel y plástico, por lo que actualmente hay mucha gente que prefiere preparar el té con un infusor. 

Por último, voy a compartir contigo un par de consejos para su elaboración. Lo primero que debes tener en cuenta es que la taza es mejor que sea de porcelana o cerámica, nunca de espuma de poliestireno, ya que este absorbe el sabor de las moléculas de té reduciendo su sabor. En cuanto al orden de los ingredientes; primero, añade el agua; después el té y; por último, si lo haces al estilo inglés, añade la leche o la bebida vegetal que más te guste (en mi caso, de avena). Y el consejo final, deja la bolsita o las hojas en el agua hirviendo al menos 5 minutos. Puede que pienses que así el sabor será demasiado fuerte, pero nada más lejos de la realidad, ¡pruébalo y me cuentas!

----------

Y con esto, hemos llegado al final del episodio de hoy sobre el té. Espero que te haya resultado interesante y hayas aprendido algo nuevo. Como siempre, te lanzo una serie de preguntas para que reflexiones sobre el episodio y pongas en juego lo que has aprendido:

❓ ¿Qué bebida es más popular en tu país, el té o el café?

❓ ¿Cómo describirías la cultura del té en tu país?

❓ En el caso de que bebas té, ¿cómo lo preparas? Y si eres más de café, ¡te hago la misma pregunta!

INTRODUCCIÓN
PARTE 1 | El té en cifras y beneficios para la salud
PARTE 2 | Origen del té
PARTE 3 | Tres curiosidades sobre el té
DESAFÍO FINAL & DESPEDIDA