GO FISH SPANISH - Spanish Learning

EP34 Vivir en una covivienda o vivienda colaborativa - Spanish Learning

July 21, 2022 The Spanish Iceberg | Laura Sanz Episode 34
GO FISH SPANISH - Spanish Learning
EP34 Vivir en una covivienda o vivienda colaborativa - Spanish Learning
Show Notes Transcript Chapter Markers

¿Sabes cuáles son los orígenes de la vivienda colaborativa, cómo funciona o qué ventajas tiene?

Quizá, todavía no sepas muy bien de qué hablaremos hoy, pero si te digo que su equivalente en inglés es «cohousing», estoy segura de que ya sabes por dónde van los tiros 🎯. 

👀 ¿Qué vamos a ver en este episodio?

PARTE 1 | Origen de la vivienda colaborativa
PARTE 2 | ¿Qué es la vivienda colaborativa?
PARTE 3 | ¿Cómo funciona la vivienda colaborativa?
PARTE 4 | Principales ventajas
 
 
⬇️ Don't miss a single word! ⬇️

Follow the audio along with the transcript

🎁【GET IT FOR FREE】🎁

-----------

🚀 New episode every Thursday at 7 AM (GMT +02:00)

⭐ Ratings & Reviews 👉 Apple Podcast

🌎 Web Site 👉 thespanishiceberg.com

🏋 Turn Go Fish Spanish Podcast into your daily gym!

Support the show

💥 Get the most out of GO FISH SPANISH 💥

✅ Vocabulary List (Spanish / English)
✅ Workout Plan & Roadmap
✅ Submit Topics For New Episodes
✅ Weekly Email

🎣 CLICK HERE TO FISH IT ALL FOR FREE 🎣

----------

¿Sabes cuáles son los orígenes de la vivienda colaborativa, cómo funciona o qué ventajas tiene?

Quizá, todavía no sepas muy bien de qué hablaremos hoy, pero si te digo que su equivalente en inglés es «cohousing», estoy segura de que ya sabes por dónde van los tiros

La expresión «saber por dónde van los tiros» significa tener una idea sobre algo en particular. 

Soy Laura Sanz y hoy vamos a hablar sobre un concepto que está ganando peso poco a poco en España, y que se presenta como una alternativa al modelo tradicional de comprar o alquilar una vivienda. 

En el episodio de hoy, analizaremos el concepto de «covivienda» o «vivienda colaborativa». Qué es, de dónde viene, cómo funciona, o qué ventajas tiene. Por último, compartiré contigo un testimonio real de una residente muy especial que forma parte de un caso de éxito de vivienda colaborativa en el sur de España.

Con respecto a su forma en español, la RAE (la Real Academia Española) prefiere el uso del sustantivo o nombre español «covivienda» o la expresión «vivienda colaborativa» como alternativas al término anglosajón. Para este episodio, tengo que elegir una de las dos alternativas, porque no quiero repetirme todo el rato. Por ello, elijo la expresión «vivienda colaborativa». En mi opinión, refleja mucho mejor lo que hay detrás de este concepto fascinante. 

Este episodio es el resultado de una conversación entre amigos, y es que, hace unas semanas, mientras tomaba algo con mis amigos hablamos sobre un tema controvertido para los españoles, ¿qué opción es mejor, comprar o alquilar? Depende de a quién le preguntes, aunque está claro que, en general, la sociedad española tiene la idea de que es mucho mejor comprar porque lo relacionamos con la palabra «inversión».

Sin embargo, una de mis amigas habló sobre otra opción que yo, en particular, no conocía. Su tía lleva varios años viviendo en una vivienda colaborativa para mayores de 50 años en la ciudad de Málaga. Me pareció un proyecto increíble por sus numerosos beneficios, tanto a nivel personal, social o financiero como medioambiental.

Ese día llegué a mi casa con ganas de saber más sobre esta forma alternativa de vivienda, así que empecé a buscar información, y este episodio es el resultado de esa búsqueda. En los próximos 15 minutos, voy a compartir contigo un resumen de mi investigación y una reflexión personal que espero que te motive e inspire a partes iguales.

Ahora sí, comenzamos con el episodio número 34 «Vivir en una covivienda o vivienda colaborativa».

 

PARTE 1 | Origen de la vivienda colaborativa

Hoy en día, compartimos cosas que hace años eran impensables como, por ejemplo, un coche, una moto o un patinete para movernos por la ciudad, también compartimos coche para viajar, parking, espacio de trabajo en los «coworking», e incluso, intercambiamos casas gracias a Airbnb. Pero, ¿y si te dijera que la vivienda colaborativa es un concepto previo a la era de la economía colaborativa o «sharing economy»? 

La vivienda colaborativa nació en Dinamarca a finales de los años 60 en la pequeña localidad de Birkerød, al noreste de la isla de Selandia (la isla más grande de Dinamarca), y a tan solo 25 kilómetros de Copenhague. Esta vivienda colaborativa surgió como respuesta a la dificultad de un grupo de padres y madres jóvenes para conciliar su vida laboral con el cuidado de los hijos. En la actualidad, forman una comunidad de 40 miembros de todas las edades.

Más tarde, esta fórmula se fue popularizando en el resto de países escandinavos (Noruega y Suecia), y fue en los 80 cuando se extendió por toda Europa, en especial, en países como Alemania o Reino Unido, y en EE.UU. y Canadá.

Personalmente, este concepto me ha recordado a otro que vimos en el episodio 17 donde analizamos el libro «Ikigai: Los secretos de Japón para una vida larga y feliz». Y es que, el concepto de «ikigai» incluye también el concepto de «moai» que, si recuerdas, significa «ayuda mutua», algo muy importante para los habitantes de la isla de Okinawa donde existe una tradición de crear una fuerte conexión en las comunidades locales. 

El moai es un grupo informal de gente con intereses comunes que se ayudan unos a otros y que tiene su origen en las dificultades, cuando los agricultores se reunían para intercambiar información sobre las mejores formas de cultivar y cooperar en caso de que la cosecha no fuera buena ese año.

En los moais, los miembros tienen que pagar una cantidad mensual, igual que ocurre en las viviendas colaborativas. Este pago les permite participar en las reuniones, cenas, partidas de «shogi» (el ajedrez japonés) y, en resumen, participar en cualquiera actividad que hagan en común.

El sentimiento de pertenencia y ayuda mutua les da seguridad y contribuye a aumentar su esperanza de vida.

Así, no es de extrañar que la isla de Okinawa, en Japón, sea una de las cinco zonas azules (las regiones del mundo donde la gente vive mucho más que la media). Dan Buettner, escritor de National Geographic, analiza en su libro «El secreto de las zonas azules: come y vive como la gente más saludable del planeta» este fenómeno y explica cómo adoptar hábitos saludables para mejorar nuestra probabilidad de vivir más tiempo y en mejores condiciones. 

Dan afirma en el libro que durante su trabajo de investigación, se dio cuenta de que las personas positivas y un puñado de buenos amigos pueden hacer mucho más por tu salud mental que cualquier psicólogo o medicina.

Después de analizar los puntos de conexión entre la vivienda colaborativa y el moai japonés, pasemos a la siguiente pregunta…

 

PARTE 2 | ¿Qué es la vivienda colaborativa o cohousing?

La vivienda colaborativa es un modelo de gestión inmobiliaria que se presenta como alternativa al estilo de vida tradicional e individual y que funciona en diferentes rangos de edad, niveles socioeconómicos y grupos. Además, son una excelente solución para prevenir la soledad, facilitar el acceso a una vivienda asequible y no especulativa, evitar la despoblación rural y son una alternativa a las residencias de ancianos.

Las comunidades de vivienda colaborativa surgieron como respuesta a una necesidad humana universal: el deseo de pertenecer a un grupo. Este modelo permite que las personas decidan cómo, dónde y con quién quieren vivir. Esto implica embarcarse en un proyecto de vida con desafíos, aprendizajes y oportunidades para vivir lo mejor posible.

Las comunidades de vivienda colaborativa se construyen en complejos residenciales formados por viviendas de uso privado y zonas comunes diseñadas para el encuentro humano. Los tres pilares de este tipo de comunidades son la sostenibilidad, la democracia y la participación, ya que suelen estar gestionadas por sus propios residentes. 

Es una forma de fomentar la socialización y la cooperación entre sus miembros, poniendo a las personas en el centro.  Se trata de grupos de personas que comparten intereses y prioridades, y juntas promueven, diseñan y gobiernan el modelo de convivencia, así como los espacios comunes en el entorno físico y social elegido por ellos mismos.

Adicionalmente, la vivienda colaborativa es una respuesta social a un problema que afecta, especialmente, a grupos vulnerables como los jóvenes o los mayores. La escasez de suelo, la subida de los precios, el estancamiento de los salarios o la inestabilidad laboral son fenómenos comunes a cualquier lugar del mundo que dificultan el cumplimiento de un derecho universal: el acceso a una vivienda digna

 

PARTE 3 | ¿Cómo funciona la vivienda colaborativa?

La forma más frecuente de propiedad es la cooperativa de viviendas con cesión de uso. Esto significa que el inmueble pertenece a la comunidad, pero sus socios tienen derecho a vivir en él y a utilizar los espacios comunes de por vida. Este derecho se realiza con la compra de participaciones, normalmente, un pago único al inicio. Este usufructo vitalicio se puede dejar en herencia o venderse a través de la cooperativa lo que facilita los cambios de residencia. 

Lo más habitual es que las comunidades de vivienda colaborativa compren un terreno y construyan, pero no todas lo hacen así. Algunas alquilan inmuebles vacíos y llegan a acuerdos con los propietarios para ocuparlos. En ambos casos, la cooperativa asume todos los gastos del proyecto —como la hipoteca, el alquiler o el mantenimiento de los espacios comunes— con las contribuciones mensuales de los socios.

En la actualidad, la vivienda colaborativa es un modelo muy desarrollado y del que existen cientos de ejemplos en todo el mundo. Por ello, podemos encontrar varios tipos de vivienda colaborativa. Pueden ser tanto urbanos como rurales o estar en edificios nuevos o antiguos que han sido rehabilitados o restaurados. 

Asimismo, existen diferentes tipos de vivienda colaborativa según la edad. La vivienda colaborativa para mayores es uno de los más populares, pero no es el único, ya que este modelo es también ideal para grupos de amigos o personas que comparten intereses que quieren vivir juntos y desarrollar un proyecto común.

Mientras algunas viviendas colaborativas priorizan la uniformidad en los rangos de edad de sus miembros, otras son mucho más flexibles y combinan gente joven con personas mayores para evitar envejecer al mismo tiempo y así, tener siempre asegurada la ayuda mutua entre todos.

 

PARTE 4 | Principales ventajas

El Foro Económico Mundial reconoce los beneficios sociales, económicos y medioambientales de la vivienda colaborativa, un modelo más inclusivo y sostenible que facilita la convivencia, la cooperación y el uso responsable de los recursos naturales y energéticos. Vivir en comunidad también es una alternativa contra la soledad que afecta, especialmente, a las personas mayores y a aquellas que sufren discriminación.

Aquí, he querido destacar cuatro áreas de impacto de la vivienda colaborativa:

1º El impacto social a través de la democratización de la convivencia, la construcción de nuevas relaciones socioeconómicas con todo tipo de personas, empresas y organizaciones, creación de nuevas comunidades y sistemas de gobierno, innovación y transformación social, integración, participación, empoderamiento, compartir conocimiento, experiencias y nuevas oportunidades a nivel local e internacional. Por ejemplo, una de las iniciativas que se está promoviendo en España es hacer intercambios de residentes con viviendas colaborativas de otros países.

2º El impacto sobre la salud. La vivienda colaborativa es un mecanismo de prevención de la soledad, la depresión y la dependencia, además, fomenta el envejecimiento activo y la mejora de la salud en un entorno saludable.

3º El impacto económico en el que se tiene en cuenta la democratización de la vivienda y las finanzas, la mejora de la oferta de vivienda social y no especulativa, la recuperación de pueblos y edificios en desuso, la creación de ecosistemas económicos y de consumo interdisciplinares, sostenibles y ecológicos con base en una economía local, social, colaborativa y circular. Y, por último, la incorporación y aprendizaje de nuevas tecnologías. 

4º El impacto medioambiental con temas tan importantes como la ocupación y el uso del suelo, el impacto sobre el paisaje, la generación de residuos y emisiones, el consumo de materiales y recursos naturales, los costes de aprovisionamiento y transporte, y el consumo de agua y de energía. Algunos ejemplos prácticos son:

  • Las personas que viven en una vivienda colaborativa aprenden más sobre prácticas ecológicas y son más propensas a reciclar y compostar. 
  • Tienen menor dependencia del coche, ya que las comunidades se construyen a poca distancia de los servicios básicos, lo que ayuda a minimizar el uso de combustibles fósiles y la contaminación del aire. 
  • Son edificios con un menor gasto energético gracias a un correcto aislamiento, sistemas de ventilación de la fachada o un sistema de calefacción eficiente. 
  • Contribuyen a preservar los espacios naturales, ya que las casas se construyen de forma agrupada, aumentando el espacio de zonas verdes. 
  • Y potencian el cultivo de hortalizas locales, dado que los espacios al aire libre permiten la creación de huertos.

Si te acuerdas, te comenté al principio del episodio que este era el resultado de una conversación entre amigos, en la que una amiga había mencionada a su tía que lleva años formando parte de un modelo de vivienda colaborativa en Málaga. Pues bien, le he pedido que compartiera con nosotros su experiencia y, muy amablemente, Ángela —es el nombre de la tía de amiga— me ha respondido a esta pregunta: «¿Qué significa para ti el cohousing en tu vida?»

[RESPUESTA DE ÁNGELA] 

Vivir en un cohousing significa estar con gente como tú, gente de tu edad, tu nivel cultural, que tiene, más o menos, los mismos intereses, los mismos gustos y, a la hora de la verdad, lo que haces es estar acompañado de gente que, en el fondo, aspira a lo mismo que tú, a disfrutar de lo que queda de vida entre amigos, bien acompañado y sabiendo que, bueno, si en un momento determinado, necesitas que alguien te eche una mano aquí están los demás para ayudarte, igual que tú ahora en este momento que eres más joven, estás para ayudar a los que tienen más edad. 

Realmente, en un cohousing hacemos las mismas cosas que se hacen en la vida normal, es decir, que, salimos, entramos, vamos al cine, vamos al teatro, hacemos viajes, unas veces juntos y otras veces con los amigos de toda la vida porque, en realidad, estás viviendo en otra casa, en otra ciudad, pero rodeado de amigos a los que puedes echar mano de ellos en cualquier momento que lo necesites, esa es la diferencia. 

Bueno, pues aquí en el cohousing en el que yo vivo, estamos personas que tienen más de 80 años y personas que tienen 62, 6…, 61, e incluso, alguno de 60 y parejas en las que él tiene 68 y ella tiene 58, o sea que gente de todas las edades, pero que, en el fondo, todos venimos aquí a ser una especie de familia, nos llevamos bien, nos queremos, nos divertimos juntos y, más o menos, eso es lo que significa vivir en un cohousing, vivir en compañía y sabiendo que siempre tienes a alguien a quien recurrir si necesitas ayuda.

¡Muchas gracias Ángela por tus palabras y por compartirlas con todos nosotros! 

Te mando un abrazo y un aplauso desde GO FISH SPANISH para ti.

[SONIDO DE 👏 APLAUSOS 👏]

----------

Y con esto, hemos llegado al final del episodio de hoy sobre covivienda o vivienda colaborativa. Espero que te haya resultado interesante y hayas aprendido algo nuevo. Como siempre, te lanzo una serie de preguntas para que reflexiones sobre el episodio y pongas en juego lo que has aprendido:

❓ ¿Eres más de comprar o de alquilar?

❓ ¿Cuál es la situación del mercado inmobiliario en tu país?

❓ La pregunta del millón, ¿vivirías en una comunidad de vivienda colaborativa? ¿Esperarías a ser mayor o, por el contrario, te gustaría formar parte de una comunidad ahora, independientemente de la edad que tengas?

----------

BIBLIOGRAFÍA

🔖 Residencial Puerto de la Luz (Cohousing en la ciudad de Málaga)

INTRODUCCIÓN
PARTE 1 | Origen de la vivienda colaborativa
PARTE 2 | ¿Qué es la vivienda colaborativa o cohousing?
PARTE 3 | ¿Cómo funciona la vivienda colaborativa?
PARTE 4 | Principales ventajas
DESAFÍO FINAL & DESPEDIDA